El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Acusan a la policía de California de colaborar con neonazis para criminalizar a quienes protestan contra el racismo y las ideologías supremacistas
Acusan a la policía de California de colaborar con neonazis para criminalizar a quienes protestan contra el racismo y las ideologías supremacistas

Las protestas violentas resultan inaceptables, quienquiera que las protagonice, pero información que ha surgido en el juicio contra tres activistas antifacistas sugiere que ciertas autoridades en California no habrían sido precisamente imparciales o justas al abordar casos de violencia en manifestaciones públicas.

En cambio, como se relata en The Guardian, ciertos oficiales habrían mostrado simpatía por grupos neonazis y supremacistas blancos y habrían dialogado con ellos para identificar y perseguir a activistas antirracistas.

Ver fotos
Paramédicos asisten a una persona apuñalada durante la violencia desatada en una manifestación de neonazis en Sacramento, en 2016, en la que se dio una contraprotesta de activistas antifacistas. (AP)

Esas alegaciones se desprenden de documentos presentados ante una corte de California en el contexto de un juicio contra tres activistas antifacistas acusados de actos de violencia y disturbios  durante una manifestación en Sacramento, California, sucedida en 2016.

Esa manifestación fue organizada por grupos de ultraderecha y enfrentó la contraprotesta de activistas antifacistas y antirracistas.

La defensa de los acusados ha pedido que, a la luz de esos documentos, se desestimen las acusaciones contra sus clientes, quienes por añadidura resultaron agredidos y heridos durante esa protesta por militantes de ultraderecha, en lo que activistas han considerado un punzante caso de criminalización de las víctimas.

Para los abogados de los acusados y los activistas, los procesos tras la protesta en Sacramento y las revelaciones de una presunta colaboración entre policías y neonazis serían parte de una campaña en contra de quienes protestan activamente contra el gobierno de Donald Trump y contra los grupos racistas y neonazis que han incrementado su presencia pública en Estados Unidos en tiempos recientes.

Un juez decidirá al respecto pero, en tanto, de acuerdo al periódico Sacramento Bee, las revelaciones y las respuestas al respecto van en un tenso contrasentido.

Por ejemplo, la defensa de los activistas acusados –Yvonne Felarca, Porfirio Paz y Michael Williams– afirma además que autoridades policiales, en específico un oficial de la Policía de Carreteras de California, tuvo contacto con un integrante del grupo neonazi que organizó una marcha en Sacramento y habría ocultado evidencia que vinculaba a ese grupo con un ataque contra un activista afroamericano que fue apuñalado. Pero en lugar de proceder contra los neonazis se pretendió criminalizar a la víctima.

La Fiscalía de Distrito que lleva el caso ha rechazado las afirmaciones de los activistas y las ha considerado “fabricaciones” con finalidad política. Además, ha afirmado que también ha impuesto cargos contra un miembro del grupo neonazi que organizó la manifestación en Sacramento. Y muchas otras personas, de acuerdo a las autoridades, fueron arrestadas y acusadas de actos violentos en esa manifestación.

Ver fotos
Policías de Sacramento, California, se reúnen luego de que varias personas fueron apuñaladas durante una manifestación de neonazis y una contraprotesta de antifacistas que ocurrió allí en 2016. (Reuters)

Con todo, como indica The Guardian, se han dado otros casos que activistas han denunciado como prácticas de colusión entre policías y grupos de ultraderecha para criminalizar a quienes protestan contra el racismo y las ideologías supremacistas. Eso habría sucedido, de acuerdo al citado periódico, en Washington DC, Oregon y Virginia. En esos casos, se ha denunciado las autoridades han perseguido con insistencia a activistas antifacistas mientras muestra una complacencia o incluso interacción con los ultraderechistas.

En el caso de la violencia en la manifestación de Sacramento, la fiscalía ha mantenido que la evidencia contra los activistas acusados se basa en videos y ha afirmado que “nadie está por debajo de la protección de la ley, sin importar cuán repugnante o equivocados sean sus ideales”. En ese sentido, aunque mantiene la acusación contra los activistas, las autoridades afirman que la investigación para responsabilizar a quienes los atacaron se mantiene”.

En todo caso, por decisión judicial el caso pasará a un nuevo juez, Kevin McCormick, de la Corte Superior de Sacramento, quien decidirá si retira los cargos contra los acusados, lo que en cierto modo implicaría dar sustento a las acusaciones de ‘colusión’ entre policías y neonazis en este caso, o si procede con el proceso penal como lo pide la fiscalía.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro

COMENTARIOS